Katie Zaferes: “Si Gwen puede hacerlo, yo también”

Pontoon entrevista a la número dos del mundo. Zaferes nos habla de su progresión, de su ambición y de cómo este año ha comenzado – por fin – a disfrutar del triatlón

Por Alberto Trillo | Fotos: Jairo Iglesias | Pontoon


Katie nos cita a las 8 de la mañana en la recepción de su hotel en Londres. Cuando llegamos, ya está preparada con su ropa de ciclismo, zapatillas de bici calzadas y bicicleta apoyada en la pared. Nos recibe con una sonrisa. Se levanta, nos saluda y nos da las gracias por habernos adaptado a su horario. Se sienta. No se olvida de que tiene que economizar sus piernas para el día siguiente ni pierde su sonrisa. 

Aquella niña que hizo su primer triatlón con su padre tras su graduación en el instituto en 2007 es hoy la número dos del mundo. Nos preguntamos cómo se combina talento y trabajo en esta ex corredora de obstáculos y triatleta desde 2012, que atesora ya tres victorias en copa del mundo y cinco podios en las WTS, todos en 2015.

Katie, ¿cómo ha cambiado tu vida en estos últimos meses?

Sinceramente, no creo que haya cambiado para nada, más allá de que me conozca más gente. No he cambiado mi manera de afrontar la vida, ni las carreras… Creo que el mayor cambio ha sido que ahora me divierto cuando compito, porque los dos últimos años todavía estaba intentando descifrar este deporte. Ahora puedo disfrutarlo, aunque todavía queda mucho trabajo por delante (se ríe).

Creo que el mayor cambio ha sido que ahora me divierto cuando compito.

¿Tus resultados han cambiado la forma en que te miran las otras chicas en carrera?

Creo que sí, probablemente. Aunque no sé, me gusta pensar que sí. Recuerdo en Abu Dhabi cuando estaba en el grupo de cabeza y se cortó. Estaba intentando enlazar con Lindsey [Jerdonek] y me preguntaba si estaban esperándome o intentando dejarme tirada. No lo sé todavía, pero creo que me he vuelto más competitiva este año, así que la gente ya sabe que estoy ahí.

Como deportista, vienes del sistema deportivo universitario de EE.UU. ¿Cuál es la relación entre este programa y el éxito, en particular femenino, de las nuevas triatletas estadounidenses?

Cuando comencé a hacer triatlón, era prácticamente el inicio del programa universitario de captación. Me dieron muchos recursos, como era poder estar en el centro de entrenamiento olímpico cuando terminé la universidad y empezaba en el triatlón. Creo que podemos decir que es principalmente gracias al éxito de Gwen [ya se había clasificado para Londres 2012] la razón por la cual pudimos disfrutar de este programa.

Este programa simplemente aceleró todo el proceso. Tenía la fuerza pero me faltaba la técnica.

En la universidad solo me había dedicado a correr y había nadado desde que tenía 8 años hasta terminar la secundaria, así que cuando salí de la universidad tuve que aprender a andar en bici y todo lo demás. Este programa simplemente aceleró todo el proceso. Tenía la fuerza pero me faltaba la técnica. Fui capaz de lograrlo en un año y por eso pude ganar dos copas del mundo en mi primer año como profesional. Si tuviese que conseguir por mi cuenta todos esos recursos – hablamos de un deporte caro – no habría sido capaz de hacerlo por mí misma. Es una gran razón del éxito de otras mujeres que están saliendo como Rene Tomlin.

Como nadadora, ¿cuáles fueron tus mejores marcas?

En 200 yardas libre tenía 1’58”7 [equivalente a 2’11” en 200m libre en piscina de 25m].

En bici, ¿cómo adquiriste ese nivel con tanta rapidez?

En realidad, me llevó un tiempo. Por ejemplo, las calas, me acuerdo de cómo me caía al intentar sacarlas. Todo el mundo dice que te caes una vez y ya no te vuelves a caer, bueno, yo me caí siete, ocho veces. Soy una persona que si empieza algo nuevo, le gusta comprenderlo y soy competitiva, lo que me ayuda a aprender más rápido. Además, en el programa de captación aprendes con otra gente y tomas notas de su fracaso o su éxito y por qué.

Todo el mundo dice que te caes una vez y ya no te vuelves a caer, bueno, yo me caí siete, ocho veces.

¿Cómo te ayuda tu pasado como corredora de obstáculo en el triatlón?

Una de las razones por las que me cambié a los 3000m obstáculos era porque me aburría fácilmente [corriendo 5000m]. En los obstáculos tienes que saltar y para mí es comparable al triatlón: tiene una base de fuerza, no te vas a aburrir y pasan mil cosas en carrera. Es posible que aunque no saltes bien un obstáculo, todavía puedas seguir disputando la carrera. Para mí pasa lo mismo en triatlón. Puedo nadar mal, puedo ir mal en bici, pero aún puedo terminar la carrera y que me haya ido bien. Así es como veo que coinciden el triatlón y los obstáculos.

¿Cuál ha sido la clave para hacer esta transición al triatlón de forma tan rápida y exitosa?

Evidentemente, lo más importante ha sido aprender de mis errores y obligarme a afrontar situaciones complicadas, tales como que mi tercera carrera con drafting fuese la WTS de San Diego en 2013. Eso ha sido lo principal: no tener miedo al fracaso ni al éxito.

Eso ha sido lo principal: no tener miedo al fracaso ni al éxito.

Estamos viendo como algunas mujeres como tú, que saltan al triatlón desde una formación diferente están consiguiendo grandes resultados. Sin embargo, si uno mira a los triatletas, casi todos lo son de formación. ¿Por qué crees que existe esta diferencia entre la categoría femenina y la masculina?

Creo que el nivel de los hombres todavía está un punto por encima. Cuando veo una carrera masculina me alegro de no tener que competir ahí, es otro nivel. La categoría femenina también tiene nivel pero la masculina es un poco más agresiva. No sé si esto se debe a una diferencia hombre/mujer…

Hablando de agresividad, a veces parece desde fuera que no hubiese suficiente pelea o ambición en las carreras femeninas de las WTS, especialmente si tenemos en cuenta lo imbatible que puede resultar Jorgensen a pie. ¿Cómo se vive esto desde dentro?

Creo que los hombres hablan un poquito más entre ellos que las mujeres. No sabemos organizarnos. Bueno, sí, también lo hemos podido ver alguna vez. Por ejemplo en Estocolmo el año pasado, en Abu Dhabi en distancia sprint, Auckland… Incluso en Ciudad del Cabo, donde yo sé que la gente que iba delante, incluida yo misma, estábamos intentando con todo que no nos pillasen, pero cuando tienes a gente como Nicola Spirig tirando el grupo perseguidor… Creo que hay mucho más esfuerzo de lo que puede parecer.

¿Cuál es el antídoto para Gwen Jorgensen? ¿Cómo crees que podrías ganarle?

Me gustaría pensar que estoy llegando al punto en el que puedo nadar y pedalear tan fuerte como para escaparme o hacer algo. Ella es muy buena corriendo y no quiero quitarle ese mérito, pero en mi cabeza me digo que si ella puede hacerlo, yo también. Quiero trabajar para ser fuerte en el agua y en la bici, pero si me bajo a correr con ella, quiero ser capaz de correr con ella. Así que solo hay que seguir trabajando… para ir más rápido (se ríe).

Quiero trabajar para ser fuerte en el agua y en la bici, pero si me bajo a correr con ella, quiero ser capaz de correr con ella.

En poco tiempo llega el simulacro de Rio, una carrera muy importante para ti. Te escuché decir en una entrevista de radio que te gustaría verte en una escapada…

Claro, me encantaría. ¡Me gustan las escapadas!

Entonces, descríbenos cuál sería tu situación de carrera soñada.

Mi situación soñada es hacer una buena natación y una bici potente en la que no lleguemos todas juntas a correr. Por lo que he escuchado sobre el circuito de Rio, hay una subida y no es tan plano y sencillo como otras carreras a las que he ido, así que una carrera más complicada y más dura nos dará probablemente la oportunidad de seleccionar la carrera. Creo que será una prueba que requiera tener fuerza, eso es algo que me viene bien.

Solo quiero ser capaz de rendir al máximo en cualquier circunstancia. Si es así, no importa en qué puesto termine porque la carrera habrá sido un éxito para mí.

¿Echas de menos tener alguna carrera más dura en las WTS?

Hay muchas carreras que te sorprenden. En algunas, llegas y crees que no va a ser dura, como Chicago el año pasado, pero luego resulta que son tremendamente difíciles debido a los giros de 180 y las partes técnicas que tiene. Las dificultades de las carreras de WTS están escondidas muchas veces. Es verdad que podría haber más variedad, pero yo diría que todas son exigentes y diferentes.