Flora Duffy: La kriptonita de Jorgensen

Entrevistamos a la líder actual de las Series Mundiales sobre su excelente primera parte de la temporada, marcada por su habitual poderío ciclista y un gran salto de nivel a pie. Duffy nos cuenta también cómo preparará Rio y sus aspiraciones olímpicas

Flora Duffy es de esas triatletas que pasa inadvertida para el gran público. Con sigilo, es capaz de hacer la bici en solitario en una WTS, o de provocar el corte que desbarate la racha de imbatibilidad de Jorgensen. Los radares triatléticos todavía no detectan a esta clara candidata a la medalla olímpica, que utilizará la bici de montaña para su preparación para los Juegos. Nos atendió por teléfono desde Boulder, Colorado en los Estados Unidos, su residencia de la segunda parte de la temporada. Fue directa y al grano, tal y cómo compite, durante esta entrevista que probablemente recordemos el 20 de agosto, una vez se baje el telón de los Juegos Olímpicos y hayamos visto si generó la kriptonita que pudo con  SuperJorgensen. 

Por Alberto Trillo | Fotos: Janos M. Schmidt, Delly Carr - ITU Media

¡Qué gran inicio de año el tuyo! ¿Te lo esperabas?

Realmente no, fue un poco sorprendente. Había entrenado muy bien todo el invierno, que pasé en el verano austral de Stellenbosch (Sudáfrica). Tenía unas condiciones muy buenas para entrenar: mucha gente con la que entrenar, buenos sitios y me encanta la ciudad. Así que el entrenamiento fue bien, pero cuando llegas a una WTS tampoco sabes realmente cómo vas a estar; especialmente en año olímpico, cuando todo el mundo está en tan buena forma, buscando la clasificación olímpica. Con lo que incluso llegando muy fina de forma… pues sí, fue una sorpresa, aunque supongo que el salto de nivel que di el año pasado me generó unas ciertas expectativas de hacerlo bastante bien este año en las Series Mundiales.

Y también que llegaste después de hacer un trabajo específico en la carrera a pie…

Sí, cuando estoy en Stellenbosch [durante el verano austral] entreno con un gran entrenador de atletismo y con un grupo fantástico de atletas. Es muy útil tener compañeros de entrenamiento cerca para hacer buenas sesiones a lo largo de la semana. Llevamos a cabo también algunos ejercicios de técnica específicos este año. Es una pequeña ayuda, casi mínima, pero me ha ayudado mucho a que mi técnica de carrera sea un poco más eficiente, lo cual obviamente te ayuda a correr más rápido sin tener que meter tanto volumen. En resumen fue eso lo que me ayudó: una buena cantidad de carrera pie incluyendo los ejercicios de técnica y… claro estar en ese buen ambiente con corredores rápidos.

¿Crees que tu progresión se debe también en cierta medida a un cambio de actitud y a una mayor confianza en tus capacidades?

Sí, seguro. El año pasado hice muy buenas carreras a pie y eso por supuesto que mejoró mi confianza en mi carrera. Ya no lo veo como mi debilidad. Pensar de forma positiva hacia ello me ha ayudado mucho. Simplemente tengo la confianza de correr con las mejores y si reviento, reviento… Creo que hay que confiar y tener los arrestos para correr con ellas porque nunca sabes, un día aguantas y ahí lo tienes. Eso y que no me importe reventar porque son cosas que pasan. Es decir: darlo todo compitiendo.

¿Crees que todavía hay margen de mejora en tu carrera a pie?

Sí, claro que sí. Espero que siga evolucionado a lo largo de la temporada y creo que todavía puedo meter más volumen. De hecho, por ahora no hago demasiado volumen porque tengo tendencia a lesionarme, así que tengo margen para crecer si soy capaz de asimilar ese mayor volumen sin lesionarme y ser consistente. Hay mucho margen de mejora.

¿Cómo vas a prepararte para llegar a Rio?

Ahora estoy en Boulder, Colorado, que es donde vivo de mayo a noviembre. Mi grupo de entrenamiento y mi entrenador Neal Henderson residen aquí, así que tengo muy buenas condiciones con mis compañeros de entrenamiento.

Estaré aquí como base y haré Leeds y Estocolmo. Después hay una Copa del Mundo en Montreal (Canadá) que quizás haga antes de volver a Boulder previo al viaje a Rio cinco días antes de la prueba. Lo que estoy haciendo es intentar mantenerlo todo simple, estar en Boulder, que lo conozco bien, tengo amigos, mi novio está aquí, y que todo sea lo más normal posible.

¿Has pensado en hacer algo específico para el circuito de bici en Rio?

Obviamente, Rio tiene una gran repecho que hay que subir ocho veces, con mucha pendiente. Así que intentaré seguro buscar algo similar aquí en Boulder para hacer algunas sesiones centradas en eso. Pero la carrera también tiene mucho llano, por lo que hay que mantener tu fuerza para llanear y poder trabajar bien ahí también.

La bici va a ser decisiva en Rio, es una de mis fortalezas y necesitaré un poco de ventaja sobre las mejores corredoras para aumentar mis oportunidades. Me centraré, sin pasarme, en la bici, lo cual es guay porque aquí en Boulder es un lugar increíble para para la bici de carretera, además de tener muy buenas grupetas e incluso carreras locales, que creo que me ayuda mucho con la forma en bici.  No haré nada muy extraordinario aparte de aprender a subir el repecho muy rápido.

Aparte sigo haciendo dos sesiones en bici de montaña a la semana, aunque no por caminos muy difíciles, intento ser conservadora.

¿Qué dinámica de carrera esperas en los Juegos? Creo que tú puedes ser quien rompa la prueba.

Gwen ya ha demostrado de forma consistente que si se baja de la bici y todo se resuelve a pie, no hay quien le gane. Todas las chicas lo saben. En Gold Coast, Helen [Jenkins], Andrea [Hewitt] y yo nos bajamos escapadas y Helen ganó la carrera, venció a Gwen. Es algo que me encantaría que sucediese en Rio y lo intentaremos.

No temes que algunas se conformen con luchar por la plata y el bronce…

Sé que hay otros países que quieren luchar por el oro y que no se conformarán con la plata. Creo que las demás piensan parecido a mí, que hay que usar la bici. A mí creo que me harían falta, si estoy bien, unos 90 segundos sobre Gwen, para otras chicas un minuto sería suficiente, lo cual es alcanzable. Pero depende del día. Hay muchos factores alrededor de la prueba más allá de nada-pedalea-corre. La que mejor lleve la presión, la que haga una mejor puesta a punto… Si vas de favorita, arrastras una montaña de presión contigo. Por eso digo, que creo que veremos mucha gente muy agresiva en la bici porque saben que no pueden vencer a Gwen a pie, pero solo con 30 segundos, pueden asegurar una medalla. Será una carrera muy dura y agresiva.

Muy distinta entonces al simulacro del año pasado….

Sí, por supuesto. Son circunstancias distintas. El año pasado competí allí después de una lesión. Aprendí mucho sobre cómo hace daño el repecho, cuánto, cómo y dónde se corta el grupo… Un aprendizaje valioso para la cita olímpica, al que espero poder darle uso sobre la bici.

¿Sientes la presión de ser favorita?

No, todavía no me veo como favorita. Corro por Bermuda, seremos un equipo muy pequeño en Rio y sobre el papel soy la mejor deportista. Si tienes que elegir a alguien que pueda ganar una medalla, sería probablemente yo, incluso si es una apuesta arriesgada. Como es un país pequeño, la atención recaerá sobre mí, pero yo sé de forma realista lo que puedo conseguir si tengo mi mejor día, o si tengo simplemente un buen día, por lo que no voy pensando que si no gano el oro será un fracaso total. Para mí simplemente se trata de dar lo mejor de mí misma termine en la posición que termine.

¿Cuáles son tus planes después de Rio?

Tengo un final de temporada bastante apretado. Terminaré las Series Mundiales. Seguro que estaré en Cozumel y alguna otra carrera. Después haré el mundial de XTerra a finales de octubre, y el mundial ITU de triatlón cross también en noviembre Espero que después de Rio todo parezca más sencillo y liviano. El gran objetivo es Rio, pero espero que quede algo de motivación después.