Gómez Noya suma y sigue en Estocolmo

El español despeja las dudas de un inicio titubeante en el agua y logra su segunda victoria de la temporada, que le deja como claro favorito para proclamarse campeón del mundo por quinta vez

Fotos: Janos M. Schmidt | ITU 


Incluso el agua alcanzó la temperatura necesaria para impedir el uso de neopreno. No hacía falta nada más para pensar que Gómez Noya no ganaría en Estocolmo. Con la cabeza dividida entre su dedicación a la distancia olímpica y su pasión por la media distancia, Gómez Noya veía desde el pontón el horizonte despejado para seguir dibujando su quinto título de campeón del mundo.

Dudas

Este locus amoenus le indujo al sueño en la salida. El sistema de alerta del campeón se puso en marcha para devolverlo a la realidad de una carrera que se le estaba escapando inverosímilmente entre las malas sensaciones que tenía en el agua. “Estaba un poco dormido en la salida”, reconoció el gallego.

A partir de ahí se concentró para manejar la única dificultad del día. Salió justito de la transición, allí donde se vio que Mola perdía un tren más este año, pero ya con la consciencia activa de que tendría que afrontar una primera vuelta “intensa”, según dijo Gómez.

Después de coronar la subida de boxes de la primera vuelta, la emoción se apagó. El grupo cabecero se formó con 24 integrantes. Gómez Noya tomó aire y cogió el mando para disolver el susto de su imaginación. Mola, Alarza, Riederer o Birtswhitsle se afanaban infructuosos en organizar un grupo perseguidor que perdía cada vez más tiempo.

Una más

El segmento ciclista no dio para mucho más. Se dedicó a castigar las piernas de todos los triatletas. “Es un circuito en el que siempre estás trabajando duro”, comentó Royle, tercero en meta.

Él y Pereira se pegaron a Gómez Noya en la primera vuelta de la carrera a pie. Tras coronar el repecho de las decisiones, el español se fue solo en la bajada y resolvió la carrera para poder comenzar a pensar en la siguiente.

La forma de la leyenda viva del triatlón sigue in crescendo. Venció en Rio, ahora en Estocolmo y el próximo fin de semana buscará revalidar su título de campeón del mundo de medio Ironman, a pesar de no haberlo preparado “específicamente”.

Los planes siguen su curso ideal. El gallego va camino de culminar otro año de perfección, otra obra maestra de triatlón que lo deje ante las puertas del olimpo en 2016. Una vez allí, librará la única batalla que tiene pendiente: el oro olímpico.

Podio

Dos viejos conocidos del podio se jugaron la segunda plaza. Royle no subía al podio desde Auckland 2014 y Pereira desde Chicago 2014. El portugués demostró la fuerza que le caracteriza en el último kilómetro para lograr una plata merecida. “Al nadar bien hoy, pude correr mejor”, afirmó Pereira. Royle se colgó el bronce y continúa su buen estado de forma que le ha llevado a este podio tras haber asegurado en Rio su plaza olímpica.

POS. FIRST NAME LAST NAME COUNTRY TIME SWIM T1 BIKE T2 RUN
1 Javier Gomez Noya 01:49:33 00:19:40 00:00:47 00:59:12 00:00:29 00:29:28
2 Joao Pereira 01:50:18 00:19:30 00:01:01 00:00:00 00:00:00 00:00:00
3 Aaron Royle 01:50:26 00:19:27 00:00:44 00:59:27 00:00:30 00:30:20
4 Henri Schoeman 01:50:36 00:19:23 00:00:51 00:59:26 00:00:28 00:30:30
5 Ryan Bailie 01:50:42 00:19:45 00:00:45 00:59:11 00:00:28 00:30:36
6 Ryan Sissons 01:50:47 00:19:41 00:00:44 00:59:17 00:00:31 00:30:37
7 Vicente Hernandez 01:50:53 00:19:36 00:00:46 00:59:16 00:00:31 00:30:46
8 Alessandro Fabian 01:51:05 00:19:30 00:00:46 00:59:23 00:00:32 00:30:56
9 Aurelien Raphael 01:51:11 00:19:25 00:00:51 00:59:23 00:00:29 00:31:05
10 Fernando Alarza 01:51:13 00:20:20 00:00:46 00:59:54 00:00:31 00:29:44