Conductores y ciclistas: cada día mejor

Por Alberto Trillo | Foto: Getty Images, de uso libre

Los árboles no dejan ver el bosque. El dolor, las lágrimas y la visceralidad tampoco. Es normal, y así debe ser porque somos humanos. Yo también me estremecí al pensar que algún amigo podía estar implicado en el accidente horroroso que se cobró una vida hace poco cerca de Vigo.

Sin embargo, pese a esta fatalidad que nubla el raciocinio de cualquiera, la realidad, afortundamente, creo que es otra. Aunque quede muchísimo por hacer (por las dos partes), la conciencia por los ciclistas en carretera va a más cada día. Nunca dejará de haber personas irrespetuosas e incomprensivas con el colectivo ciclista, gente que no entiende que se puede ser feliz también cuando se comparte la carretera, pero la buena noticia es que cada día hay y habrá menos gente así.

Algunos se preguntarán qué estoy diciendo si cada vez vemos más accidentes de consecuencias fatales. Quizás sea que simplemente que el eco de los medios resuena con más fuerza través de las redes sociales, a veces hasta el punto de convertirse en una reverberación. Si bien es cierto que la cifra de ciclistas muertos en accidentes con otros vehículos a motor ha aumentado en los últimos años (aunque el año pasado desciendese de 48 a 42, según datos de la DGT), ese dato hay que relacionarlo también con el incremento espectacular de aficionados a la bicicleta. “Actualmente, unos 20,5 millones de españoles, la mayoría hombres menores de 30 años, tienen bicicleta, de los que cerca de tres millones la utiliza casi a diario y 15 millones con cierta frecuencia, principalmente para el ocio”, dice la web mejorenbici.es en su Barómetro de la bicicleta en España 2015.

Solo hay que comparar con hace 5 o 10 años cuánta gente se ve hoy en bici por casi cualquier sitio, u observar cómo se han multiplicado las tiendas de bicicletas de todo tipo. De forma quizás más silenciosa o desapercibida, la bicicleta se ha popularizado tanto como correr (no diré running, lo siento).

Quizás por este aumento de practicantes también resuene con más fuerza el eco de las redes sociales, que son el síntoma del aumento de la concienciación. Es tan sencillo como que si hay más ciclistas en circulación, también se multiplica el número de familiares y amigos que antes no tenían a nadie con el cuerpo por carrocería en la carretera, y que hoy son conscientes de que los ciclistas existen y deben ser respetados.

No todo son ventajas. El furor conlleva también que salgan a la carretera ciclistas con menor experiencia y destreza sobre la bici, un colectivo reducidísimo hasta hace poco, que es más propenso a sufrir accidentes. Estos se encuentran en la carretera con otro colectivo, el de los conductores, que se topa con una situación novedosa – ciclistas en carretera - que muchas veces no sabe cómo afrontar. Falta información y falta formación, por ambas partes. Muchos conductores no saben cómo pueden circular los ciclistas (y por lo tanto cómo deben circular ellos mismos), y muchos ciclistas son tan atrevidos como para salir a la carretera sin la destreza necesaria que pueda evitar situaciones comprometidas.

La campaña del 1,5m ha sido un éxito, pero para que convivamos en la carretera, hay que seguir dando pasos hacia adelante. ¿Por qué no incluir una práctica obligatoria para sacarse el carné de conducir en la que se circule en bicicleta (o se pedalee sobre una estática) y se experimente lo que significa que te adelante un vehículo a motor de cerca y a gran velocidad?

Aunque con retraso, vamos por el buen camino, pero este tema requiere un proceso de maduración, como sucedió en los Países Bajos, donde se libraron duras luchas, con muchos muertos, para lograr ese paraíso para el uso de la bici que son hoy en día (en particular en las ciudades, donde son las infraestructuras las que deben proteger a los ciclistas y fomentar así el uso de las dos ruedas: la alternativa limpia, saludable y más rápida para circular por casi cualquier urbe).

 

Por eso, sigamos “dando rueda” recordando esta información básica:

Tres reglas que todo el mundo (conductores y ciclistas) debería conocer y...

1.       Paralelo. Que los ciclistas circulen en paralelo está permitido, pero no por un capricho, o para que se lo pasen bien, sino para lograr una mejor visiblidad para los otros vehículos. Y además, no pites al adelantar.

2.       Se puede adelantar a ciclistas en línea continua (incluso si van dos en paralelo) de esta manera:

3.       Rotondas. Los grupos de ciclistas forman un “único vehículo en las rotondas”. En cuanto entra el primero, hay que dejar pasar al resto.

Este artículo de la RACE hace un buen resumen para que los conductores sepan cómo tratar a los ciclistas en la carretera.

Y además: Paciencia. Es fundamental. Conductores: no hay que enfadarse porque aparezcan unas bicicletas, probablemente solo supongan unos segundos de retraso en tu viaje; los mismos que supondrían un tractor o un camión que circulan lentamente, pero con los que no te enfadarías porque no hay manera de adelantar físicamente. Paciencia. Ciclistas: tampoco hay que arriesgar y saltarse las normas porque estemos en medio de una serie. Estamos en la carretera, que no en una carrera. Paciencia.

Consejos básicos para ciclistas

Seguir al sentido común suele ser una buena manera para evitar accidentes o al menos disminuir las posibilidades de sufrirlos. Por obvio que parezca, hay menos posibilidades de tener un accidente cuando:

- Se circula con la luz del día

- Se evitan vías con demasiado tráfico (a determinadas horas) o poca visibilidad.

- Se utilizan luces cuando sea necesario (no necesariamente solo de noche) y llevar ropa clara para hacerse ver.

- No se utilizan auriculares. La bici no es el momento de escuchar música sino de estar atento a lo que hay alrededor.

Por no hablar de llevar casco en vías interurbanas. Según la DGT “de los 42 usuarios [ciclistas] de bici fallecidos, 17 de ellos no utilizaban casco, pese a ser obligatorio” en este tipo de vías. Llevar casco también es una forma de hacerse respetar por los otros vehículos y demostrar compromiso y responsabilidad.

Aunque todo el mundo (creo) sabe esto, muchas veces nos olvidamos de ponerlo en práctica. En muchos casos, los accidentes llegan en estas circunstancias. ¿Por qué no evitarlas?

Autocrítica ciclista

Según el Barómetro de la bicicleta en España 2015 “sigue habiendo demasiados usuarios sin luces y que declara cometer infracciones”. El informe recoge también que “un 14,3% dice circular por la acera y solo un 55,4% dice usar siempre luces cuando son necesarias”. Es decir, reclamemos nuestros derechos, concienciemos a los conductores... pero asumamos nuestra responsabilidad en este proceso compartido de seguridad.

Por otra, creo sin embargo que conviene huir de debates de fondo cómo si una persona de 87 años está en condiciones de conducir, y centrarse en qué se puede hacer mejor, en mostrar una actitud positiva y colaborativa. Por triste que resulte reconocerlo, un accidente como el que mencionamos, probablemente no dejaría de suceder por endurecer la ley para los conductores.  Por desgracia, siempre habrá riesgo y siempre “pasan cosas”. Se trata de minimizarlo. Aquellos incomprensivos de los que hablábamos no dejarán de serlo porque se endurezca la ley, sino porque se fomente la concienciación a base de información y formación para que logren interiorizar que encima de la bici va una vida, y que ese vehículo, aunque no sea a motor, también tiene derecho a compartir su camino. O dicho de otra forma, alimentando su empatía para que aflore.

Concienciación

En definitiva, queda mucho por hacer, pero hay que ser optimistas en base al progreso que ya podemos observar desde hace unos años. La clave: compartir y respetarse. En Australia lo han captado muy bien con este vídeo. Comparte tú también este artículo para que entre todos promovamos esta cultura co-responsable que nos lleve a convivir en la carretera de forma amigable y segura.

P.D. Mi más sentido pésame a los familiares y amigos del ciclista fallecido, y muchos ánimos y buena suerte a los que se están recuperando.

Pincha aquí para seguirnos en Twitter y Facebook