Poderío en Río

Alistair Brownlee y Gwen Jorgensen son los nuevos campeones olímpicos de triatlón. Con dos estilos y capacidades muy distintas, demostraron ser los mejores supervivientes y los triatletas más completos de dos carreras frenéticas de puro triatlón olímpico; algunos perdieron en el agua sus opciones de disputar, y ellos la ganaron en la carrera a pie tras una bici sin tregua. Alistair y Jorgensen se consagran como auténticas leyendas del triple esfuerzo. Para el recuerdo quedará la “Olympicwar” que Spirig libró sin éxito contra Jorgensen.

(...)

Lee todo el análisis sobre el triatlón de los Juegos Olímpicos en la revista Triatlón nº47.