¿Se complica el camino a Rio para Gómez Noya?

El tiempo pasa y nos plantamos ya en abril. Faltan menos de cinco meses para los JJ.OO., y las señales que transmite Gómez Noya, cargadas de contratiempos físicos y personales, no son nada prometedoras.

Por Alberto Trillo - Fotos: Cortesía de Lucanux

Su pretemporada ya distó de lo que nos acostumbró en los últimos años. No hubo concentración en diciembre,  y se le vio bastante más relajado y presente en actos sociales para celebrar su quinto mundial. Hasta ahí todo parecía normal, incluso inteligente por su parte. Quedaba tiempo de sobra hasta Rio como para apretar el acelerador en diciembre y sobran (todavía) las razones para confiar en la experiencia dilatada del campeón ferrolano para llegar con las máximas garantías a Copacabana.

Sin embargo, las alarmas saltaron después de renunciar a la primera prueba de las Series Mundiales por unas molestias vagamente definidas. Gómez Noya abandonó la concentración en Sudáfrica, mientras su entrenador permanecía allí, para atender nuevos compromisos con patrocinadores, entre ellos la firma del acuerdo con Telefónica.

Su secretismo y el de su entorno, tan habitual como difícilmente comprensible, no hizo sino alimentar rumores y especulaciones sobre su estado de salud. El pentacampeón desmintió con vehemencia en las redes sociales una supuesta fractura de estrés en la cadera, y aludió genéricamente, como justificación, a “problemas físicos y personales”. Más tarde, en un acto promocional, especificó en una entrevista a la revista Triatlón que los problemas físicos eran en el cuádriceps.

"Cierta persona"

Pero ¿cuáles eran esos problemas personales? Lo que eran rumores salen ahora de mano del pentacampeón a la luz pública, pero vestidos con velo. “Cierta persona” parece ser el motivo de que Gómez Noya anule su ficha con Galicia, según recoge La Voz de Galicia. El ferrolano tira la piedra con esta decisión simbólica y esconde la mano por el momento. Parece que no puede reprimir su furia contra esa “cierta persona” y por eso lo hace público, pero por algún motivo, que podría ser de índole jurídica, no quiere desvelar cuáles son esos problemas.

Según fuentes cercanas al campeón, están relacionados con su exentrenador Omar González y el juicio contra Wildwolf, su patrocinador en 2013, del que Omar era una especie de mánager deportivo justo después de dejar de entrenar a Gómez Noya tras la olimpiada de Londres. La Federación Gallega de Triatlón lo confirma con este comunicado, en el que señala abiertamente a Omar “aunque [Gómez Noya]no lo nombrase en la prensa”, al mismo tiempo que defiende su labor profesional y circunscribe al ámbito de lo personal el conflicto entre los dos. Gómez Noya había advertido a la Federación que sería un “o él o yo”, y ante la negativa de la FEGATRI, se ha ido. La Federación no obstante tiende la mano al entendimiento con el trialeta y recuerda en el comunicado su apoyo incondicional al ferrolano durante toda su carrera.

La FEGATRI rompe así la ley del silencio de su entorno, aunque la caja de Pandora ya se hubiese destapado. Resulta difícil creer que los dos autores de su libro A pulso, que firman la información de La Voz de Galicia sobre Gómez Noya, desconociesen los truenos de su situación personal.

El día 25, el ferrolano cumplió 33 años. En su respuesta en twitter a las felicitaciones, el gallego utilizaba la palabra “esforzar”, que unido a todo lo visto hasta ahora parece indicar que no está atravesando su mejor momento, zarandeado por una carcoma que quizás esté afectando a su salud cuando hablamos de este nivel de excelencia deportiva.

Lo sabremos una vez que lo veamos de nuevo en competición. Mientras tanto, otros favoritos al oro olímpico, los Brownlee, se doran al sol del verano australiano para debutar en Gold Coast. Mola ya ha enseñado todas sus cartas marcadas de oro y Vincent Luis, que sigue con su plan particular, también ha demostrado con su subcampeonato de Francia de campo a través, que su nivel a pie es excelente.

La cuenta atrás continúa para Gómez Noya, que ya tiene experiencia en gestionar contratiempos de salud en la preparación para los Juegos. Las preguntas las responderá el tiempo: ¿cómo le afectarán los problemas personales? ¿Puede que le ayuden a retrasar la preparación para llegar más fresco a Rio? ¿O el tiempo se le echa encima y será demasiado tarde para agarrar el último tren al Olimpo?

Haz clic y síguenos en Facebook y Twitter