Duffy arrasa en Estocolmo

La líder del mundial consigue su primera victoria en Series Mundiales tras realizar una carrera incontestable, sola en bici y corriendo como las mejores para defender los 25 segundos a la salida de la T2. Andrea Hewitt bate al sprint a Helen Jenkins para hacerse con la plata. Holland termina cuarta y Ai Ueda quinta en la capital sueca.


Por Alberto Trillo – Fotos: ITU - Media

Probablemente no haya una manera más espectacular de ganar una Serie Mundial que como lo ha hecho Duffy en la capital sueca. Tercera del auga y primera de la transición, la de Bermudas se deshizo en la primera curva de los retrovisores por los que veía a las timoratas True, Zaferes e Ide. “Vete a por ello”, se dijo a sí misma. Era su circuito, era su día. No estaba Jorgensen. Sentía confianza de que hoy era ese día que había soñado.

Para ganar una prueba así, no solo hay que ser el más fuerte físicamente. También hay que saber jugar las bazas psicológicas. La primera referencia debe dejar claro lo fuerte que eres. Debe hacerlo de forma equivalente a la que genera dudas entre las perseguidoras, atizando la estructura de cualquier entente de colaboración. Así lo hizo Duffy, que, en poco tiempo, se situó cerca del minuto y siguió incrementando la ventaja hasta rebosar los 60 segundos. Sus compañeras del auga fueron atrapadas por el grupo de Jenkins y Hewitt, que se tomaron un respiro que oxigenó aún más el hueco con Duffy. Stanford, la campeona del mundo 2013, se retiraba a las primeras de cambio.

A partir de ahí, la ventaja se empezó a reducir paulatinamente. Taylor Knibb, la junior estadounidense, demostró su valentía sobre las dos ruedas y ayudó a reducir la ventaja. Mientras tanto, administrada la dosis de confianza inicial, Duffy se dedicó a rodar con regularidad, tirándose a los vértices de cada curva para arañar todos los segundos posibles gracias a su fortaleza técnica, como reconoció al terminar la prueba. El resto, se trataba de rodar a un ritmo estable para llegar con suficiente gasolina en el depósito para afrontar la carrera a pie y no entrar en la reserva como le sucedió en Leeds.

La experiencia se hizo palpable en el lenguaje corporal de Duffy a la salida de boxes. La frecuencia de zancada era mucho más fluida y relajada. 25 segundos más tarde salían a cazarla el grupo de favoritas.

Una vez más, Duffy aplicó el mismo método psicológico que en la bici. Hasta corrió unos segundos más rápido que las perseguidoras en la primera vuelta de las cuatro. Mantuvo la ventaja en la segunda, para en la tercera empezar a torcer ligeramente el gesto y ceder casi 10 segundos. Lo suficiente para aguantar viva la llama de la ilusión que la llevase a lograr su primera victoria en una Serie Mundial.

Duffy coronó por última vez la subida de boxes y enfiló la recta de meta dos horas después de haber saltado al agua. Encadenó las últimas zancadas entre los aplausos de un público rendido a su exhibición, a una forma de correr solo a su alcance. Apretó los puños en alto. Los bajó y alzó la cinta de meta y la sonrisa sincera enmascaró un rostro de extenuación, resultado de una actuación precisa, decidida y merecedora de una victoria que había soñado y deseado desde hace mucho tiempo.

POS. NOMBRE APELLIDO PAÍS TIEMPO NATACIÓN T1 BICI T2 CARRERA
1 Flora Duffy 02:03:38 00:20:08 00:00:57 01:07:37 00:00:30 00:34:28
2 Andrea Hewitt 02:03:58 00:20:53 00:00:53 01:07:20 00:00:31 00:34:23
3 Helen Jenkins 02:04:06 00:20:51 00:00:58 01:07:19 00:00:30 00:34:30
4 Vicky Holland 02:04:43 00:20:53 00:00:56 01:07:20 00:00:31 00:35:05
5 Ai Ueda 02:04:56 00:21:02 00:00:55 01:07:10 00:00:32 00:35:18
6 Sarah True 02:05:06 00:20:09 00:00:57 01:08:01 00:00:31 00:35:30
7 Charlotte McShane 02:05:17 00:20:56 00:01:01 01:07:12 00:00:31 00:35:39
8 Nicky Samuels 02:05:18 00:20:40 00:01:00 01:07:30 00:00:33 00:35:37
9 Vendula Frintova 02:05:26 00:20:53 00:00:54 01:07:20 00:00:30 00:35:51
10 Katie Zaferes 02:05:34 00:20:05 00:01:02 01:08:01 00:00:33 00:35:56